El verano se presenta y al igual que se produce el cambio estacional, también deben cambiar los hábitos. Esos apetitosos paseos después de comer quedan reemplazados por salidas al anochecer y esas comidas copiosas relegadas por ligeros platos y agua fresca. Con temperaturas superiores a 30º C, actuar con precaución y cambiar por completo las costumbres del gélido invierno es la mejor fórmula para evitar el riesgo que acecha con el sol: el golpe de calor.

Con la llegada del verano, sean mascotas o sean personas prevenir es curar. El golpe de calor es un efecto de reacción del cuerpo y arrasa con todo. Incluso se puede decir que el sistema termorregulador de los animales no es tan eficaz como la sudoración humana, por lo que tienen mayor dificultad para perder calor. Esto se debe a que no pueden regular las altas temperaturas mediante el sudor, ya que no tienen glándulas sudoríparas en el cuerpo, tan solo se valen de la respiración para perder el calor corporal.

CÓMO DETECTAR UN GOLPE DE CALOR

A veces, no prestamos la atención suficiente a nuestra mascota como deberíamos y ocurre el temido golpe de calor pero, ¿cuáles son los síntomas?

  • Tiene la respiración agitada y/o costosa.
  • No puede moverse con naturalidad: movimientos lentos o tambaleantes.
  • Permanece débil e inmóvil.
  • Temblores musculares e incluso vómitos.
  • Frecuencia cardíaca acelerada.
  • La boca y el hocico están secos.
  • Las mucosas de las encías y de la conjuntiva están azuladas o enrojecidas.

QUÉ HACER SI TU MASCOTA SUFRE UN GOLPE DE CALOR

A pesar de que se recomienda que a la menor sospecha de posible síntoma de golpe de calor se lleve a la mascota al veterinario, damos algunas recomendaciones para que tratéis de estabilizarles en casa, pues es vital bajarles rápidamente la temperatura corporal:

  • Llévalo a un sitio fresco y aplica agua (no completamente helada) en las zonas más importantes: cabeza, cuello, ingles y axilas para refrescar la sangre que va hacia el cerebro, evitar un posible daño cerebral y bajar la velocidad de la respiración.
  • Para que el frío le cale rápido ayúdate de un ventilador
  • No cubras o envuelvas con toallas, de esta manera el calor sube en vez de salir.
  • Llena un recipiente con agua y mete sus patas en él.
  • Pon a tu mascota bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedécele la boca sin obligarle a beber. Cuando se normalice su respiración, puedes sacarlo de debajo del agua, pero controla su temperatura.
  • Ponle agua a su disposición para cuando quiera beber, pero evita que beba mucho de golpe.

CÓMO PREVENIR EL GOLPE DE CALOR

  • No perderles de vista. Las animales también necesitan que le dediquemos especial atención en verano.
  • No dejar a tu mascota en zonas exteriores durante todo el día, ni siquiera si se trata de zonas con sombra. En verano debemos mantener a los animales en espacios amplios y ventilados, protegiéndolos del calor del exterior.
  • Atiende a que tu mascota bebe regularmente. Al igual que nosotros, los animales pueden sobrevivir a la falta de comida, pero no a la deshidratación. Se hace preciso que renovemos a menudo el agua para que esté siempre limpia y fresca.
  • Dale de comer por la mañana o por la noche.Si alimentas a tu mascota durante las horas menos calurosas del día, le ayudarás a hacer mejor la digestión. No te extrañes si come menos de lo habitual.
  • Sácale a pasear en los momentos de menos calor: a primera y última hora del día. Los animales necesitan ejercitarse y les encanta ir de paseo, pero hazlo por la mañana temprano o al anochecer. Si no puedes evitar pasearle a estar horas, hazlo por la sombra y durante poco tiempo.
  • Evita que tu mascota realice mucho ejercicio. Da igual que sea en las horas más calurosas o a última hora de la tarde, los animales no deberían realizar una actividad excesiva en la época estival porque ello le supone mucho desgaste.
  • Cuando salga al exterior, asegúrate de que hay una sombra donde se pueda cobijar.
  • Nunca dejes a tu mascota atada en pleno sol, ni dentro del coche o en una habitación pequeña sin ventilación. Es la causa de que un gran número de animales mueran cada verano en nuestro país.
  • Refresca la cabeza y el cuellode tu mascota con agua si ves que hace mucho calor, así como en viajes largos. En este caso, se hace necesario realizar paradas.
  • En animales de riesgo, extremar estas precauciones.

El golpe de calor es considerado uno de los riesgos más agresivos que puede sufrir nuestra mascota, llegando provocar incluso la muerte. Por ello, con la llegada del verano no les perdáis de vista y, ¡cuidado con el golpe de calor!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies