La familia es un elemento esencial en nuestra vida, y los animales forman parte de ella. De hecho, cada vez hay más hogares con mascotas, ya sean perros, gatos, pájaros , roedores o reptiles. Por eso, ¿qué mejor que celebrar con ellos el Día de la Familia?

Hace unos años, salir a la calle y encontrarte con alguien que tuviera mascota era extraño o no se veía con tanta frecuencia. Hoy en día celebramos este 15 de mayo en compañía de nuestros mejores amigos. Eso sí que es disfrutar en familia.

 

TOMA NOTA

Cuando adquirimos un animal no debemos hacerlo ni por soledad, ni por capricho porque lo hemos visto a algún vecino ni como regalo de Navidad. En el momento que queremos un perro, un gato, un pájaro, un conejo o una tortuga tenemos que hacernos la idea de que van a estar con nosotros para siempre. No es ningún juguete que cuando nos cansemos de ellos lo podamos tirar a la basura.

 Según la mascota, sigue unos criterios médicos u otros. Hay que acudir eventualmente al veterinario para hacerles revisiones o chequeos para prevenir posibles enfermedades. No solo hay que ir cuando está realmente malo. La única diferencia respecto al ser humano son sus comidas. Cada animal tiene su pienso y aquello que puede comer aunque no sea eso. Por ejemplo, los perros comen casi de todo pero no podemos estar dándole tanta comida “humana” porque no es bueno para su salud.

 

FIELES

Es posible que nuestra pareja rompe con nosotros y que nuestros hijos se independicen pero hay alguien que no se va a marchar nunca: la mascota. Puede perderse en algún momento de tensión pero siempre vuelve al hogar porque también es su hogar. Cuando no les buscas a ellos son ellos los que te buscan a ti. Ellas no se van a dejar por otro dueño.

Hay familiares que vemos menos que a nuestras mascotas. Por tanto, por lógica, las queremos más. Por eso, hay que tratarlas con mucho mimo y cariño aunque en ocasiones no se porten bien. En ese caso, se les riñe para que entiendan que eso no lo pueden hacer porque está mal. Aunque lo haga mal varias veces, lo irán corrigiendo. Nunca les pegues porque se va a asustar y se va a sentir dolido, igual que si pegas a tu hijo por mucho que se lo merezca. Parecerá que no entienden lo que dices pero en realidad lo saben, a pesar que no tengan desarrollado el cerebro como los humanos. ¡Trátalos como se merecen!

Y además para los niños, es otro hermano más. Juegan con ellos con todo su cariño para demostrar a los padres lo bien que se lo pasan con ellos. Desde el primer momento hay que decirles a los peques que no son juguetes, ni peluches y que sufren si les hacen daño. A partir de ahí, pueden disfrutar con ellos.

 

 VIAJA CON ELLOS

No te sientas cohibido porque no puedas viajar con ellos. No pienses que no fue buena idea adoptar un perro o un gato porque también te lo puedes llevar de viaje. Si aún así piensas que no vas a disfrutar siempre habrá algún vecino, amigo o familiar que te lo cuidará sin problemas. Pero hay que normalizar en la sociedad el viaje con animales. No solo los viajes rurales sino también los de costa. Si queremos ir a la playa con ellos deberíamos mirar cuáles son las playas aptas para los perros, por ejemplo. Una vez que veamos cual es la más cercana a nosotros debemos mirar el alojamiento. Si tenemos alguno allí no hay problemas. Si alquilamos una casa debemos preguntar al dueño antes de embarcarnos en el viaje. Si decidimos ir a un hotel, tendremos que consultar cuáles son los que admiten animales. Cada vez hay más apartamentos y hoteles que aceptan la entrada y salida de animales en sus edificios. No sabemos si será porque la gente está más concienciada en sus cuidados o porque han visto una nueva forma de hacer negocio pero lo importante es que vayan con nosotros como otro miembro más de la familia.

ABANDONO CERO

Si vas a comprar o a adoptar un animal para un regalo de cumpleaños o de Navidad y cuando llega el verano lo vas a abandonar… mejor que no lo hagas. Los animales sufren como las personas. Si lo dejas abandonado en medio del campo o en una gasolinera porque resulta que es un estorbo porque nadie se puede quedar con él ni te lo puedes llevar…lo va a pasar fatal. Primero, porque se va a sentir desorientado, segundo, porque no va a tener comida ni bebida y, por último, porque lo pueden atropellar con un coche o un camión. Es mejor que te quedes en casa sin vacaciones antes de que tengas que perder a un miembro de la familia. Aunque si tienes corazón no serás capaz de hacerlo porque tus sentimientos hacia ellos te impedirán siquiera pensar en hacer eso. Hay otras alternativas.

Hay un dicho que dice el perro es el mejor amigo del ser humano. Demostremos que es así. También se lo aplicamos al resto de animales. A todos hay que quererlos y tratarlos como se merecen. ¡Celebremos el día de la familia con nuestras mascotas también!